Hablarle a alguien sobre abuso sexual es muy difícil para los niños. La mala noticia es que los niños con frecuencia no le dicen a nadie que están sufriendo abuso sexual. Pero la buena noticia es que cuando lo dicen, casi nunca mienten.

Existen muchas razones por las cuales los niños no le hablan a nadie sobre el abuso sexual. Algunas razones comunes son:

  • Se les ha dicho que tienen que obedecer a los adultos
  • Han prometido mantener el abuso en secreto
  • Han sido sobornados para que guarden el secreto
  • Han sido amenazados por el abusador para que guarden el secreto y tienen miedo de hablar
  • Se sienten culpables porque creen que el abuso es culpa de ellos
  • Sienten vergüenza de contarlo
  • Se sienten confusos porque el abusador es alguien a quien conocen y en quien confían.
  • Han sido convencidos de que el abuso es normal o de que está bien
  • Son demasiado pequeños para saber que el abuso no es apropiado, sobre todo si es cometido por alguien a quien conocen y en quien confían
  • No se les ha enseñado que el abuso no está bien
  • No saben las palabras que tienen que usar para hablar sobre ello

Melisa y Nicole, quienes sufrieron abuso sexual siendo niñas, hablan sobre por qué no hablaron con nadie sobre el abuso:

Cómo puede usted ayudar a los niños a decirlo

Si quiere que sus niños se sientan suficientemente cómodos para poder hablar sobre abuso sexual, lo más importante es hablarles sobre ello. Muchas de las razones por las que los niños no lo dicen pueden evitarse hablando con ellos de todo, desde cuáles son los nombres correctos de las partes privadas del cuerpo hasta qué es un secreto y por qué nunca deben guardar secretos.

También es necesario que los adultos se eduquen. Usted puede ayudar a proteger a su niño o niña aprendiendo todo lo que pueda sobre abuso sexual infantil, quiénes son los abusadores y cómo responder si su niño o niña le habla sobre abuso sexual.

También ayuda que los niños aprendan en la escuela seguridad relacionada con las partes privadas del cuerpo. Usted puede animar a la escuela de su niño o niña a enseñar un currículum de seguridad personal. Esto también ayuda a que los niños comprendan que pueden decírselo a los maestros o a otros adultos de la escuela. Algunas veces esto es más fácil que decírselo a un adulto en la casa, sobre todo si el abusador es un miembro de la familia. Los estudios muestran que aprender sobre el abuso sexual en la escuela no implica que los niños reporten abusos falsos.

Y por último, pero no menos importante, asegúrese de que sus niños sepan que si se lo dicen, usted les creerá.

CONTÁCTENOS

  •  info@cfchildren.org
  •  800-634-4449
  •  206-343-1223
  •  2815 Second Ave., Suite 400 Seattle, WA 98121

Planar Client Options

Layout Style

  • Boxed
  • Wide

Header & Footer

Theme Preview