A quién reportar

El primer paso para obtener ayuda para usted y su niño o niña es reportar el abuso a la policía o a la agencia local de protección infantil. Este recurso puede ayudarle a encontrar el número de teléfono. Por muy atemorizador que pueda parecer llamar a la agencia, recuerde que los trabajadores sociales están capacitados específicamente para tratar situaciones de abuso y asegurarse de que su niño o niña esté seguro y obtenga la ayuda apropiada. También puede llamar a una línea directa gratuita para reportar.

Por qué debe reportarlo

El abuso sexual es un delito en los 50 estados y todos los estados tienen una ley adicional que exige que se reporte. Reporte el abuso incluso si el abusador es un niño o un adolescente.

Piense de esta manera: si usted no reporta el abuso, el abusador queda libra para abusar de otro niño o niña. Al reportar, usted protege no solo a su propio niño o niña.

Qué ocurre luego

Una vez hecho el reporte, usted tiene derecho a un defensor legal y a un defensor de las víctimas. Con esta finalidad, un equipo de personas trabajará con usted y su niño o niña. Normalmente el equipo está formado por:

  • Un trabajador social que investigará el reporte, se asegurará de que su niño o niña esté seguro y preparará apoyo, atención médica, si es necesaria, y asesoramiento
  • Un doctor que examinará a su niño o niña
  • Agentes de policía que investigarán, recopilarán pruebas, prepararán el caso y realizarán los arrestos necesarios
  • Un abogado del condado en el cual ocurrió el abuso, quien llevará el caso ante el sistema de justicia penal
  • Un consejero para su niño o niña

Después del reporte inicial, con frecuencia comienzan dos procesos paralelos: el procedimiento judicial para investigar el caso y el proceso de recuperación que pasarán su niño o niña y la familia.

Proteger y apoyar a su niño o niña

Después de la revelación del caso de abuso, su niño o niña necesita toda la protección y el apoyo que usted pueda darle. Estas pautas pueden ser de utilidad:

  • No deje que su niño o niña vea al abusador hasta después de que tenga lugar la investigación del caso. Aún entonces, nunca obligue a su niño o niña a ver al abusador ni lo deje solo con él
  • Continúe creyendo a su niño o niña. Dígale que está bien y seguro
  • Sea cuidadoso con las personas a quienes se lo cuente. Pida a estas personas que no se lo digan a los demás. Anime a las personas que saben que se produjo el abuso a que traten a su niño o niña de manera normal.
  • Hable con un amigo de confianza o con un consejero sobre sus propios sentimientos. Intente no hablar del abuso, sus efectos sobre su niño o niña o sus sentimientos sobre el abuso delante de su niño o niña o de sus otros niños. Si habla delante de ellos, podría causarles un estado de ansiedad sin ninguna necesidad y volverá a exponer a su niño o niña al trauma.
  • Lea más sobre recuperación después de reportar.

Nota sobre el proceso legal

Usted tendrá muy poco control sobre el proceso legal. Esto puede ser frustrante y con frecuencia será más lento de lo que usted quisiera. Recuerde que su papel más importante durante la investigación es apoyar a su niño o niña. Tenga presente que incluso si la policía y el fiscal del distrito deciden no emprender acciones legales, esto no significa que el abuso no haya ocurrido ni que su niño o niña no necesite ayuda.

CONTÁCTENOS

  •  info@cfchildren.org
  •  800-634-4449
  •  206-343-1223
  •  2815 Second Ave., Suite 400 Seattle, WA 98121

Planar Client Options

Layout Style

  • Boxed
  • Wide

Header & Footer

Theme Preview